top of page

¿Cuáles son los mejores terrenos para la construcción?

En este Blog abordaremos aspectos relacionados principalmente a la topografía y entorno natural del terreno de nuestra elección. Es importante conocer los tipos de suelo y como incide la vegetación y el clima sobre éstos.

Existen diversos estudios para la clasificación de suelos, tanto a nivel agrícola, como minero o sísmico. Generalmente en el sur de Chile se encuentran los mejores terrenos agrícolas y en el norte los mejores suelos de explotación de minerales.

El terreno determinará si o si, el tipo de arquitectura idónea que en él proyectemos y tienes que tener muy en claro que, aunque tengas una idea preconcebida de la casa que quieres, el arquitecto deberá señalar la factibilidad real de la construcción, que estará marcada por el tipo de terreno. Ten calma! no hay proyecto imposible! pero si hay terrenos que tienen más requerimientos en costo para lograr el proyecto que deseas, por lo que es ideal determinar cuál es la mejor arquitectura para cada zona.

Dado que la arquitectura se relaciona directamente con el suelo, el diseño estará marcado por las condiciones que tenga el terreno. Por ejemplo, tu sueñas con tener una piscina a la salida de la sala y en una terraza compartir el almuerzo dominical con tu familia, pero tu terreno está en una zona con demasiada humedad, la opción relacionada a palafito y piscina elevada, será una mejor solución.


La calidad del terreno se puede conocer por los aspectos observados tanto en el color y granulometría de la tierra como la vegetación que exista en el lugar.







Estamos hablando de clasificar los suelos en base al tamaño de los “gránulos” o las partículas del terreno. Entonces sólo viendo la tierra y que tan grande son las partículas se puede ir definiendo qué tipo de suelo es, en este sentido hay algunos que es mejor evitar:

El Limo y la Arcilla son suelos de granos muy pequeños, eso hace que sea más difícil para las fundaciones o los cimientos de una construcción encontrar estabilidad.

El Limo fangoso es muy resbaladizo y cómo va a estar casi siempre en barro, lo más común es hacer un proyecto sobre pilotes.

Existen suelos que se ven muy “normales” pero que tienen el agua a poca profundidad y con las precipitaciones pueden impedir que el agua se filtre, produciendo inundaciones considerables alrededor de tu casa.


Cuando voy a una parcela a ver un un proyecto nuevo me fijo en varias cosas, además de la orientación, la vista y topografía o relieves del terreno.

Es importante tomar un poco de la tierra y pasarla entre los dedos para sentirla, si está húmeda, de qué color es y qué tan grandes son los gránulos.

Después, observo los árboles y el musgo en los troncos, esto indica cuales son los vientos predominantes; A veces los árboles están inclinados hacia un lado y por el lado opuesto no hay nada de Musgo, más claro no puede estar por donde viene el viento y hay que tener en cuenta eso para el diseño de la casa y poner la menor cantidad de vanos.

Si eres de las personas que se va a la segura, entonces te recomiendo que, al comprar un terreno, solicites el estudio de suelo para ver sus condiciones y trata en lo posible de recorrer el sector durante las dos estaciones del año más intensas, es decir, en verano, para saber si hay focos de humedales (¡evita los zancudos a toda costa!) y en invierno, especialmente el día después de intensas lluvias, estas dos visitas te hablarán mucho de la calidad del terreno que buscas.

Nuestro país tiene interesantes ejemplos de los tipos de arquitectura acorde al suelo. Por ejemplo en zonas de mucha humedad destacan los palafitos. Arquitectura típica de Chiloé, donde el agua es muy abundante. Este modelo se ha replicado en la zona central, especialmente en estos terrenos con abundante humedad. Sin embargo, la construcción sobre palafitos requiere un estudio de cálculo importante y un adecuado tratamiento para las fundaciones.

Las zonas cercanas a lechos de río presentan abundancia en piedras, esto es bueno para las fundaciones, pero también debe tenerse un adecuado tratamiento a nivel de fundaciones y un correcto amarre de las cadenas.


Por otro lado, si tu parcela no es húmeda, el clima es generalmente cálido y nunca cae nieve, entonces puedes hacer un radier y construir tu casa a ras de piso, es lo más común para terrenos planos.

Concluyendo… no hay un terreno perfecto para todos los proyectos; Hay terrenos mejores pero en base a lo que tú quieres diseñar.

Así que es la labor del arquitecto trabajar con el terreno para desarrollar una solución creativa y pensando siempre en el costo.

Cuando la parcela tiene sentido con la idea de proyecto que tiene el cliente, se aligera mucho el trabajo para nosotros.

Mi consejo es diseñar con el terreno, diseñar con la naturaleza y así adaptar los proyectos y la arquitectura para respetar la tierra.


Espero haya sido de utilidad para ti esta información... Nos vemos en el próximo blog! Un abrazo.








1 visualización0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page